La vida cotidiana es un proceso de impersonalización constante y agotador, en este sentido, la heteronimia actúa como una construcción eficaz del yo último.

Leer más